Publicado
06/03/2023 04:45

Actualizado
06/03/2023 04:50

El Gobierno avanza en el diseño de la segunda convocatoria del Proyecto Estratégico del Vehículo Eléctrico y Conectado (PERTE VEC) de la mano de las principales automovilísticas que se plantearon su permanencia en la primera convocatoria al ser «insuficientes» las cuantías que Industria asignó a sus proyectos y los plazos que estableció para ejecutarlos, entre las que destacan Ford y Seat.

Más info

La primera convocatoria se cerró definitivamente el 20 de enero con 794 millones asignados a diez proyectos tractores de los 2.975 millones presupuestados, es decir, apenas el 27%. Ahora Industria mantiene contactos permanentes con Ford, Seat y Stellantis, entre otras, para construir un presupuesto global a partir de los presupuestos individuales de sus proyectos y evitar otro fiasco, según ha podido saber Vozpópuli.

A mediados de febrero, el nuevo secretario general de Industria, Francisco Blanco, convocó a las patronales del sector, Sernauto y Anfac, para analizar el borrador de la futura convocatoria, que se espera que vea la luz antes de mayo. A esta reunión asistieron representantes de Ford, Seat y Stellantis, además del también recién nombrado comisionado para el PERTE VEC, José María López Martínez, según informan fuentes conocedoras del encuentro a este periódico.

En el Ministerio no esconden este diálogo en el proceso de elaboración de la orden de bases y la propia ministra de Industria, Reyes Maroto, admitió públicamente hace unos días que «actualmente hay proyectos con el Grupo Volkswagen, también con Mercedes, Renault y las plantas de Stellantis» y esperan que «próximamente también se pueda incorporar a Ford en este segundo PERTE”.

Asimismo, desde el Ministerio de Industria aseguran que el secretario general de Industria está hablando «con todos los actores del sector de la automoción». Sin embargo, alguna empresa que ya fue beneficiaria de la primera convocatoria asegura no haber estado presente en esta fase de diseño de la segunda y manifiesta en conversaciones con este periódico su malestar al quedar fuera de esos encuentros.

En todo caso, esto ya ocurrió en la primera parte del PERTE VEC, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció allá por marzo de 2021 su alianza con Iberdrola y Seat antes de lanzar la convocatoria, que se publicó en marzo de 2022. Sin embargo, las condiciones de la orden de bases, con garantías elevadas y plazos de ejecución limitados, y la propuesta de resolución provisional, muy por debajo del presupuesto inicial, ‘desinfló’ las expectativas de las multinacionales.

Ford fue una de las seleccionadas con 106 millones asignados, pero la obligación de ejecutar el proyecto antes de julio de 2025 hizo que acabara renunciando a la concesión semanas después. Seat y Volkswagen, con un programa que contemplaba una inyección de más de 10.000 millones para la electrificación de la industria española, se plantearon también abandonar el proyecto ante las bajas cuantías asignadas (167 millones que se ampliaron luego a 357 millones). Finalmente, siguieron adelante, con la mirada puesta en esta segunda convocatoria.

La segunda convocatoria

Tras esta primera experiencia, la segunda convocatoria se presenta con unas condiciones más flexibles. En un foro celebrado el pasado 21 de febrero por Anfac, Maroto adelantó algunas de las novedades, como el hecho de que se está negociando con Bruselas prolongar el plazo de ejecución hasta 2028. «Con este cambio se pretende atraer a empresas que no estuvieron en la primera convocatoria como Ford, que se echó para atrás por los plazos para ejecutar«, comentan desde Industria.

Algunas de las empresas que resultaron adjudicatarias en la primera convocatoria demandan también una ampliación de plazos ante el retraso de Industria para realizar los pagos a las empresas. El Gobierno se comprometió a pagar un anticipo por el 90% de los 794 millones adjudicados en diciembre de 2022. Sin embargo, las empresas empezaron a recibir los pagos el pasado viernes 24 de febrero, según ha podido saber este periódico, lo que ha retrasado la ejecución.

La segunda cuestión que Industria modificará está relacionada con los avales que Industria exigía a las empresas, del 100% en el caso de las subvenciones y del 20% en el caso de los préstamos. Otra novedad de la nueva convocatoria es que se dividirá en dos líneas de financiación, una parecida a la de la primera, donde se presentarán proyectos tractores en los que participan varias empresas lideradas por grandes multinacionales, y una segunda línea de ayudas para proyectos individuales, ideada para las pymes.

Desde el Ministerio de Industria ya avanzaron también que la ministra de Industria viajó a París hace unas semanas y se reunió con responsables de Renault y de Stellantis para explicarles las novedades de esta nueva convocatoria. Industria ya habría confirmado la participación de Stellantis en la segunda parte del PERTE VEC, según informa Expansión, tras captar 52 millones en la primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *